RSS
28 Ene 2013

¿Me echas un ojo?

Author: xosmar | Filed under: Arte y Humor

Viñeta gentileza de su autor, el dibujante Alejandro Navarro.

25 Ene 2013

Campeonato Occidental de Fuerza Extrema 2013 FSFC

Author: xosmar | Filed under: Campeonatos

Lugar: Frente Catedral Sonsonate

Fecha: domingo 27 de enero del 2013

Hora: 09:00 am.

La Federación Salvadoreña de Fisicoculturismo (FSFC) dará inicio con la actividad deportiva del año 2013 desarrollando un Campeonato de Fuerza Extrema.

De acuerdo a la federación, las inscripciones estarán abiertas desde el 21 hasta el  26 de enero en las Instalaciones de la Federación ó también los competidores podrán inscribirse  vía telefónica al 2223-2070 / 2223-2071 en horas hábiles.

El evento se desarrollará por tercer año consecutivo Frente a la Catedral de Sonsonate y dará inicio a las 9:00 am.

La Fuerza extrema es un deporte- espectáculo que consiste en realizar diferentes pruebas individuales donde se miden los límites de la fuerza, potencia y resistencia humana. De esta manera la FSFC brinda una nueva alternativa deportiva que puede ser practicada por levantadores de pesas, fisicoculturistas y atletas de otras modalidades deportivas que posean las aptitudes físicas adecuadas sin importar  su condición social, sexo, raza o religión, contribuyendo de esta manera a la formación y desarrollo integral de las personas a través de la práctica del deporte como elemento de integración social, igualdad y equidad de género.

En el caso de los hombres, donde generalmente se cuenta con un mayor número de participantes, habrá una ronda previa de clasificación para obtener a los 10 mejores atletas, quienes lucharan por los premios en efectivo que serán otorgados en el evento.

El desarrollo de la competencia será, para los hombres, en seis pruebas: súper sentadilla con 365 lbs., press de hombros con un tronco de 300 lbs., el arrastre de dos barriles con peso de 250 lbs. cada uno, recorrido de 35 mts. cargando dos barriles que contienen 200 lbs. cada uno, el volamiento de una llanta con peso de 450 lbs. y la inclusión de una prueba nueva.

Mientras que para las mujeres serán: press de banca con tronco de 200lbs., súper sentadillas con 225 lbs.,  y súper tracción (arrastrar un barril de 250 libras a un punto determinado) y el traslado de un ancla de barco en una distancia determinada.

Informa: Comunicaciones Federación Salvadoreña de Fisicoculturismo y Deportes Afines (Moisés Miranda).

18 Ene 2013

Gimnasios: Templos de salud, fuerza y belleza

Author: xosmar | Filed under: General

Por Tomás ABEIGÓN

Sin duda el deporte se ha convertido en un auténtico fenómeno social, especialmente a partir del último tercio del siglo XIX. Esta evolución ha hecho del deporte un sistema social abierto, que interacciona activamente con el resto de sistemas sociales. Estos cambios han configurado un nuevo escenario deportivo, muy diferente del establecido por el deporte en sus orígenes.

El tema central de este artículo, es un repaso histórico de los gimnasios existentes a lo largo de la historia, en los que se ponía en práctica la actividad físico-deportiva, al mismo tiempo que se realiza un análisis de la evolución que estos centros han experimentado con el paso de los años.

Artilugio utilizado para la práctica gimnástica

Nos encontramos en una época en la que es muy importante nuestra imagen. El siglo XX es el siglo de la imagen y un componente de la imagen corporal es el cuerpo. Muchos anuncios que antes reclamaban personal, ahora solicitan personas con buena presencia. Si miramos el televisor, los que antes eran un sinfín de anuncios tipo “Dixan deja su ropa más blanca”, ahora se han convertido en productos desnatados, descremados, light, etc., que van en busca de realzar la silueta, de eliminar grasas superfluas, de modelar un cuerpo bonito que nos reafirme nuestra autoestima. Todo ello objetivos propios de las personas que acuden a un gimnasio.

Nuestra sociedad busca en el deporte y en el ejercicio un medio para la mejora de la salud y el bienestar. Los gimnasios son sin lugar a dudas esos lugares en los que se desarrolla esta actividad, de ahí la importancia capital que con el paso de los años han ido adquiriendo.

Dado que este hábito de acudir al gimnasio en los últimos años ha experimentado un salto gigantesco, tanto cualitativa como cuantitativamente, irrumpiendo con especial fuerza en las ocupaciones de la población en general, proliferando por todos los lugares del planeta a donde acuden millones de personas diariamente para confiar su “puesta a punto”, he pensado que este artículo tenía obligatoriamente que dedicarse a estos “templos de salud, fuerza y belleza”.

El Gimnasio en la antigüedad

La actividad física ha acompañado al hombre desde sus orígenes y ha ido evolucionando, desde ser unos ejercicios, no estructurados para la supervivencia, es decir, lucha por la vida, hasta considerar al hombre como una unidad psicobiológica, atendida en sus aspectos físico, psíquico e intelectual, lo que hace de la actividad física una realidad educacional y social.

Como muchas de las actividades físicas actuales, el manejo y levantamiento de objetos pesados se pierde en la noche de los tiempos, existen referentes y leyendas de más de 5.000 años de antigüedad, pero si nos acercamos más a nuestros días comprobaremos como los griegos cultivaban el arte de las proporciones del desarrollo corporal y la belleza plástica al contemplar las famosas estatuas de sus dioses Venus y Apolo, o de su semidios Hércules.

Estas esculturas reflejo de las tendencias de la época, centraban su atención en la figura humana, para la cual se habían hecho cálculos numéricos y geométricos realzando las formas anatómicas además de representarlas siempre desnudas o lo que es lo mismo en su estado natural, para destacar todavía más su belleza. La palabra gimnasio procede del prefijo griego gimnos/gimnazein que significa desnudo o entrenar desnudo y las representaciones eran casi siempre de los Kuroi (atletas ganadores).

Los jóvenes atletas griegos que deseaban participar en las competiciones olímpicas debían pasar un severo examen previo consistente en ejercicios atléticos, entre los que se contaba el levantamiento de una pesada bola de hierro, que tenían que alzar, para lo cual debían acudir al gimnasio y entrenarse para ello.

Como vemos la influencia de la cultura griega en la aparición de los gimnasios actuales ha sido muy importante, al igual que también lo fue el siglo XIX en donde la construcción de gimnasios tiene tres periodos bien diferenciados: primero, el Periodo Amorosiano de principios de siglo; segundo, el Periodo Post-Amorosiano de mediados de siglo; y el tercero, el Periodo Triatiano de finales de siglo con una clara influencia de la escuela francesa.

Los gimnasios en Grecia

Posiblemente si existe una máxima que resume mejor que nada el ideal griego de la importancia del ejercicio físico, esta es: “La gimnasia para el cuerpo, la música para el alma”, clave sin duda del pensamiento antiguo, que jamás renunció a su ideal del hombre perfecto, armónico, de posibilidades físicas y dotes espirituales.

El poeta latino Juvenal, acertó al condensar en un verso este ideal eterno: orandum est ut sit mens sana in corpore sana (hay que rogar a los dioses que haya una mente sana en un cuerpo sano).

Los griegos consideraban al hombre completo aquel que era fruto de una equilibrada educación física e intelectual, completamente distinto del adiestramiento especializado del atleta, cuyo único fin no es formar un hombre, si no un campeón.

El canón ideal, era aquel hombre, en el que concurran la virtud (areté), la sabiduría (sofía) y la fuerza y la belleza (calocaigatía).

El niño tras haber aprendido a leer y a escribir, ingresa en el gimnasio, institución que supone la base de su educación. No era concebible una auténtica vida griega sin escuela ni gimnasio.

Los gimnasios eran complejas instalaciones deportivas en nobles edificios, equipadas con aparatos gimnásticos, cuyas actividades no se reducían a la simple ejercitación; el gimnasio, era además un lugar obligado para la relación social y hasta los filósofos, disertaban allí entre sus discípulos.

Los ciudades de cierta importancia en la antigua Grecia tenían su gimnasio. En Atenas había cinco: la Academia, el Liceo, el Ginosargo (que era femenino), el Polimaión (que era de niños) y el Diogimión (también de niños).

Según Vitrubio, famoso arquitecto romano, los gimnasios son también un monumento arquitectónico.

En sus orígenes el gimnasio era un lugar en el que los griegos practicaban la gimnasia, es decir, el conjunto de ejercicios físicos necesarios para prepararse para las competiciones atléticas del estadio, y se confunde a menudo con la palestra que era el lugar donde los griegos se ejercitaban en la lucha y el pugilato. Su diferencia con el gimnasio no es clara, algunos autores defienden que la palestra era una escuela privada y el gimnasio era una institución pública, pero aún así no queda clara la diferencia.

Los gimnasios eran lugares de belleza y paz, adornados con pórticos, columnatas, fuentes, jardines y estatuas.

Sus dependencias constaban de: el Ephebeum (sala de ejercicios para efebos = niños con 16 años cumplidos, que eran ya verdaderos atletas); el Apoditerium (en donde tenían lugar los diálogos platónicos y ejercicios luctatorios); el Coryceum (sala para juegos de pelota); el Conisterium (sala de arenas finas, importadas de Egipto, que mezcladas con aceite y materia grasa se utilizaban para masaje corporal); el Lutrón (sala de baños fríos); el Frigidarium ( salas de segundos baños fríos); o el Laconicum (salas de baños de vapor al estilo espartano).

Las tareas de dirección y mantenimiento del gimnasio estaban encomendadas al Gimnasiarca, magistrado especial o “jefe del gimnasio” que generalmente era una persona ilustre y considerado, a veces, como “el primer ciudadano”, que solía ser elegido entre los más ricos e influyentes.

Él era quien regulaba el funcionamiento del gimnasio, las actividades, dirigía al personal docente, administrativo y subalterno, proveía del material necesario para el normal funcionamiento, etc.

También organizaba las ceremonias religiosas y los certámenes de todo tipo que se celebraban en estos centros y sufragaba personalmente los cuantiosos gastos. Sin duda, en el presupuesto de la ciudad se consignaba una cantidad para atender el mantenimiento del gimnasio. Su cargo era vitalicio y hereditario (se consideraba un honor ser gimnasiarca), y el ansia de popularidad de ciertos ciudadanos ricos y a la vez generosos les impulsaba a asumir tan gravoso cargo.

Los antiguos gimnasios privados (palestras) ponían de nombre al establecimiento, el nombre del Paidotriba, que era una especie de médico-entrenador, ya que al mismo tiempo que enseñaba a sus discípulos los secretos de la educación física, los ponía al corriente de todas las prácticas higiénicas necesarias para la consecución de los mejores resultados (baños, masajes, alimentación, reposo, etc).

Ya para terminar esta parte sobre la importancia del gimnasio en Grecia, añadir a modo de curiosidad que al parecer era práctica frecuente, que los gimnasios griegos tuviesen gravadas en sus paredes máximas, lápidas mortuorias o inscripciones eróticas.

Los gimnasios del siglo XIX

El Periodo Amorosiano se denomina así en honor al Coronel del Ejército Español Francisco Amorós, nacido en Valencia el año 1769 y fallecido en París en 1834. Durante el año 1807 se encargó de la educación del Infante D. Francisco de Paula, hasta que unos sucesos políticos le hicieron emigrar a Francia.

El Coronel Amorós tuvo que huir a Francia en 1816 acusado por calumnias y no se hubiera guardado ni el recuerdo de su imagen, si el Señor Ordáx no hubiera hecho una copia del medallón de su mausoleo, existente en el cementerio de Mont Parnasse en París y publicándola en “El Gimnasio”, revista profesional que entonces dirigía.

Amorós desarrolló un método gimnástico y publicó algún libro como “Manual de Educación Física”, en el que describe las máquinas y aparatos que empleaba en el desarrollo de su método. Estos aparatos básicamente estaban diseñados en función de objetivos militares, pues el público que de aquella acudía a los gimnasios era casi todo militar. Los más interesantes son: mástil horinzontal, caballo de volteo de madera, escalera para saltos en profundidad, cuerdas, paralelas, báscula braquial, muro de saltos, dinamómetro de presión, bolas de cañón de 4,8 y 12 kg, zancos de diferentes tamaños, etc.

Más tarde vino el periodo que se conocía por Periodo Post-Amorosiano. En esta época los gimnasios ya evolucionaron hacia aparatos (máquinas e instrumentos) más parecidos a los de hoy en día y más alejados de los creados por Amorós de carácter militar. Estos aparatos servían para realizar ejercicios contra resistencia por medio de la aplicación directa de pesos, aunque tenían el inconveniente de su aplicación específica a los diferentes grupos musculares.

Las máquinas gimnásticas basadas en la utilización de sistemas de poleas para la aplicación indirecta del peso fue uno de los grandes avances de los gimnasios de este periodo, llegando a su máxima sofisticación con los inventos de Bourlot y el Profesor Vignolles.

Insistimos, las poleas fueron un elemento clave del Periodo Post-Amorosiano y trascendental en la evolución tecnológica del material gimnástico.

Entre el público que acudía a estas salas gimnásticas, ya empieza a verse una amplia representación de la sociedad civil, pero el momento más álgido del público civil la encontramos en la historia de los gimnasios modernos hacia el año 1880 en el periodo denominado Triatiano. Triat revolucionó el mundo del gimnasio con la aparición de las pesas, que sin duda son los aparatos más representativos de la aplicación directa de peso. Su creatividad, sus amplios y sólidos conocimientos de anatomía y fisiología, le llevaron a diseñar pesas de distintas formas y tamaños para el trabajo de los distintos grupos musculares del cuerpo, que todavía se emplean en la actualidad manteniendo un enorme parecido con las iniciales.

Triat creó las pesas para la mejora de la fuerza, que en un principio estaban formadas por dos mazas de hierro esféricas o cónicas unidas por una barra que servía de empuñadura, con el fin de hacer con un par de ellas ejercicios muy variados. A estas pesas se las conoce hoy en día con el nombre de mancuernas.

Había otro tipo de pesas aparte de las mancuernas, que se denominaban “balas de cañón” que se utilizaban sólo para el fortalecimiento de brazos y piernas contra resistencia.

Tomás Abeigón al lado de éstas mancuernas elaboradas con balas de cañón

Junto a las pesas, años más tarde los gimnasios se empiezan a equipar con aparatos mucho más específicos y modernos. Estos gimnasios estaban unidos a tabernas, cervecerías y restaurantes, pues así los atletas podían levantar unas pesas y luego apagar su sed con unas jarras repletas de cerveza. Con la aparición de Triat, los gimnasios se empiezan a montar ya en edificios grandes, lujosos y también muy bien ventilados, lo cual se atraía así a la aristocracia que en un principio era quien disponía de tiempo para acudir al gimnasio.

El método de Triat revolucionó el mundo del gimnasio, logrando con él enormes beneficios para sus miles de alumnos, entre los que hay que destacar al francés Edmond Desbonnet, profesor de cultura física e importante impulsor del fisicoculturismo en Francia a principios de 1900, pues gracias a él y a sus publicaciones como “La Culture Physique”, los gimnasios empezaron a surgir en Francia como hongos, expansión que luego cruzó la frontera de los Pirineos para llegar así a nuestro país de la mano del Profesor Gustavo Buesa, que fue el primer fundador de un gimnasio de culturismo en España, que abrió sus puertas en la ciudad de Barcelona.

A Desbonnet también se le debe el empleo de las duchas en los gimnasios, pues de aquella los baños eran algo inusual en las salas de ejercicio, pero él insistió mucho en ello. Aconsejaba a sus alumnos: “no dejéis que pase un sólo día sin trabajar el cuerpo hasta que sudéis para lavarlo luego”. También introdujo el espejo como herramienta de motivación y autocorrección de los ejercicios.

Estos gimnasios, los cuales al no existir en esas fechas casas de deporte que se dedicaran a la construcción de aparatos, se tenían que equipar con máquinas e instrumentos encargados a herreros y carpinteros bajo la dirección del profesor, eligiéndose para los mismos materiales como maderas de haya o avellano, rodamientos de bronce o piezas de artillería, con el fin de conseguir unos diseños exclusivos según las tendencias de la época, para lograr con ellos la “puesta a punto” de quienes los fuesen a utilizar. Todo esto lo podemos considerar como la semilla de los modernos y actuales gimnasios en los cuales confían su salud y forma física millones de personas en todo el mundo, haciendo de ellos verdaderos templos de salud, fuerza y belleza.

———————-

Artículo escrito y Fotografías por: Tomás ABEIGÓN (abeigon@yahoo.es) / Tel. 607 477 360

– Licenciado en Ciencias del Deporte por la Universidad de Vigo

– Master en Musculación Deportiva

– Entrenador Nacional de Halterofilia

– Entrenador Nacional de Fisicoculturismo y Musculación

– Entrenador Nacional de Fuerza Aplicada

– Profesor de Culturismo y Profesor de Musculación, ambos diplomas expedidos por la Federación Española de Judo y Deportes Asociados.

– Diplomado como Profesor de Cultura Física por las Escuelas: Rouet (Francesa) y Weider, Atlas (Americanas).

– Campeón de España de Fisicoculturismo Natural en 1996

– Galardonado con el premio nacional “Intergym´s de Oro” al mejor trabajo de investigación los años 1999, 2000 y 2001

– Posee el “Diploma de Honor al Mérito Fisicoculturista” (la más alta distinción que se puede alcanzar en España sobre éste deporte).

– Director del Gimnasio “Taller Corporal” de Pontevedra desde 1989

– Historiador del “Deporte del Hierro”

– Autor de varios libros e infinidad de artículos sobre el tema de las pesas

– Presidente de NABBA ESPAÑA (Organización más antigua de fisicoculturismo que a nivel internacional organiza el Mr. Universo)

– Juez Internacional en el Mr. Universo (único en España)

– Poseedor del “Medallón de Triat” que lo acredita como el único heredero en el mundo de la filosofía de la “Escuela Francesa”, que aceptó de la mano de su Profesor con la obligación de cederlo antes de morir al discípulo que el elija.

FOTOGRAFÍAS

Por
Tomás ABEIGÓN

Con frecuencia los alumnos de mi gimnasio, así como los aficionados a este deporte que leen mis artículos, me preguntan: ¿Tomás qué es eso de la “Escuela Francesa” a la que tantas veces haces referencia en tus artículos, y de donde procede el nombre de fisicoculturismo? Como entiendo su interés, a continuación paso a explicarlo:

Primeramente habría que decir que el movimiento fisicoculturista moderno tal y como hoy lo conocemos se debe principalmente a tres personas, a Edmond DESBONNET (1867 – 1953), a Eugen SANDOW (1867-1925) y a Bernarr MACFADDEN (1868 – 1955), pero a decir verdad el origen de éste deporte se debe únicamente al francés formado en Burgos (España), Hipólito TRIAT (1812-1881), a quien podemos considerar el “Padre del Culturismo Moderno”, pues fue él la primera persona que descubrió en la era moderna, que elevar pesas de forma reiterada producía un desarrollo de la musculatura (hipertrofia), y para lo cual diseñó una serie de ejercicios, y estructuró la forma de trabajar con las pesas, utilizando las series y las repeticiones.

Hipólito TRIAT

Como en aquel tiempo no existían Facultades para estudiar Educación Física en las Universidades, ni centros para formar profesores de Cultura Física (término con el que se le conocía de entonces al actual Fisicoculturismo), ni tampoco escuelas para formar entrenadores tal y como hoy las hay en todas las federaciones deportivas españolas, el conocimiento era transmitido directamente del maestro al discípulo, así H. TRIAT transmitió su sabiduría a Edmond DESBONNET (Francia), éste a su vez, transmitió sus conocimientos a sus tres discípulos más aventajados: al francés Marcel ROUET (1909 – 1982) – una autoridad de las pesas al que en breve le dedicaré un artículo- que en 1948 creó la “Fundación Culturista Marcel Rouet”, una escuela de formación de profesores de cultura física con expedición de diploma; y a dos españoles; por un lado, a Juan FERRERO (1918 – 1958), quien llegó a ser el primer Mr. Universo Profesional NABBA de la historia, y a dirigir su propio gimnasio (uno de los más concurridos y modernos de Francia) en Burdeos, ciudad en la que ejerció la docencia durante varios años como Profesor de Cultura Física. Y por otro lado, a mi querido profesor el Dr. Gustavo BUESA (1915 – 2002) de Barcelona, que a finales de los años treinta estudiaba Medicina en la Universidad de la Sorbona de París, ciudad en donde también se licenció en Educación Física y obtuvo el título de Profesor de Cultura Física, y que tras cruzar los Pirineos, fue el primero en fundar un gimnasio de culturismo en España.

Edmond DESBONNET

 

BUESA por su parte, para no romper esa cadena instaurada por TRIAT, legó su formidable biblioteca-hemeroteca y volcó sus sabios consejos en dos personas, en Lucio DONCEL de Madrid (un prestigioso historiador del culturismo y todo un experto en Powerlifting) y a éste humilde servidor, que como muchos ya saben soy natural de Pontevedra y a quien no me duelen prendas en reconocer que he aprendido más estando al lado del Profesor BUESA, que en todos los años que pasé en la Universidad de Vigo estudiando la carrera de Ciencias del Deporte.

El Profesor BUESA

El Lic Tomás ABEIGÓN y el Mr. Universo Tomás Bures

Un dato que no conviene olvidar, es que DESBONNET pese a elegir a ROUET, FERRERO y BUESA como continuadores, también fundó en 1885 en París para divulgar su magisterio, una escuela que se llamaba “Ecole de Culture Physique du Professeur Desbonnet”, donde los alumnos que superaban un duro examen, obtenían el título de “Instructor de Cultura Física”. En esta escuela se formaron la mayor parte de los instructores que ejercían en los Institutos de Cultura Física que DESBONNET tenía repartidos por todo el mundo, llegando a alcanzar la cifra de 700 salas o gimnasios con su nombre, explotadas a modo de franquicia, y que en España estaban ubicados en San Sebastián, Bilbao y Barcelona, dirigidos por los Profesores: MARTIN, E. de ERAUSQUIN y E. TIBERGHIEN, respectivamente, quienes cursaron sus estudios en la citada escuela.

Estos conocimientos a los que me refiero en párrafos anteriores, iban desde la anatomía y fisiología, pasando por la biomecánica y la pedagogía, para terminar en cómo utilizar las pesas empleando los métodos más modernos que se conocen, pero también se tradujeron en una filosofía de vida que dio lugar a dos movimientos culturistas que pasaron a denominarse: La Escuela Francesa y La Escuela Americana.

Evidentemente este nombre obedece al país de origen en el que se desarrollaron una serie de tendencias respecto a la forma de entrenar, el resultado de esta en la estética corporal, y la conducta y aspiraciones de quienes se sometían a la práctica disciplinada del trabajo con pesas.

La “Escuela Francesa”, fundada por TRIAT se caracterizaba por tener como base ideológica el desarrollo integral del hombre, TRIAT quería que la cultura física formará hombres completos, no solamente fuertes físicamente y resistentes a la fatiga, sino al mismo tiempo, animosos, audaces, educados, elegantes, cultos, a la par que en posesión de un sentido justo del bien, del deber y de la abnegación.

Años después, según nos cuenta el prestigioso escritor tarraconense Clemente HERNÁNDEZ en una de sus múltiples obras que recomiendo a todos, << … “ Marcel ROUET consideró que el término “cultura física” utilizado por TRIAT y DESBONNET estaba pasado de moda por lo que pensó en encontrar una palabra que llamara la atención de los jóvenes, por lo que su amigo Pierre LELONG apuntó: si se utiliza el término atletismo para definir a los atletas que practican pruebas atléticas, ¿por qué no llamar culturismo a los atletas que practican la cultura física?, de esta forma nació ésta palabra conocida hoy en día en el mundo entero. La definición que le dieron fue: Culturismo, arte de practicar la cultura física en todas sus formas para alcanzar la salud y mantenerla por el equilibrio físico.” … >>

Pero como bien indica HERNÁNDEZ: << … “El culturismo “inventado” por ROUET y LELONG se fue poco a poco prostituyendo del ideal inicial creado por TRIAT debido a la carencia de ideales, de cultura y de inteligencia de quienes lo practicaban”. El culturismo se creó para hombres con deseos de autoperfección total, no para acomplejados, vanidosos, macarras, prepotentes y fanfarrones … >>.

Esta degradación de valores y principios, añado yo, se produce especialmente entre los años 70 y 90, aunque el cenit del paletismo culturista, del mal gusto, y de la mala educación en este deporte, se alcanza en lo que va de década de los 2000, con la proliferación de una chusma y una legión de gañanes la mayoría tatuados, auténticos yonkis de la testosterona, que sin duda le están haciendo un flaco favor al fisicoculturismo, que a este ritmo jamás gozará de ser una disciplina seria o al menos reconocida socialmente, pues las competiciones de hoy en día, más que ser eventos donde se dan cita deportistas que quieren medir su musculatura, son “meetings de drogadictos”, muchos de ellos inflados como cerdos de anabolizantes, donde el rey de la piara, es decir, el que gana, es el que se remueve más en la mierda del dopaje.
Cuando yo empecé en este deporte, los culturistas estaban bronceados por el sol y llegado el día de la competición, tan sólo se aplicaban una ligera capa de aceite para realzar más su musculatura. Hoy los culturistas utilizan unos tintes que se aplican con un rodillo que nada más embadurnados en el, por muy blanco que uno sea, apareces más moreno que Kunta Kinte; los culturistas de antes, en la pretemporada estaban casi todo el año igual, unos con una mayor o menor forma física, pero siempre en una línea muy uniforme, llegada la competición para definirse más, perdían a lo sumo cinco kilos y si les tapabas la cara sabias diferenciar quien era quien, estos físicos al verlos, incitaba a cualquiera a apuntarse al día siguiente a un gimnasio para entrenar. Ahora, ver un culturista fuera de competición, es igual que ver a un pollo inflado de hormonas a pocos días de sacrificar, cuando llegan los concursos, bajan de golpe gracias a los diuréticos esos diez, quince o veinte kilos que les sobran, y aparecen sobre el escenario todos iguales como si fuesen sacados por un mismo patrón (el de la hormona de crecimiento), y si les tapas la cara, identificarlos es tarea imposible, provocando con esos físicos un rechazo que no anima a nadie a practicar este deporte, al considerar esos cuerpos de ciencia ficción y como es lógico, bastante alejados de lo que es la salud. Y para colmo de males, surge el Shintol, un aceite que se inyectan los culturistas de hoy, en aquellas zonas que debido a su déficit de musculatura sirve para suplir esa carencia, vamos, para que se me entienda mejor, es como si en el hombro no tienes un buen desarrollo muscular y te pones una guatas, pero eso si, de un aceite bajo la piel que puede producir fácilmente la muerte.

Volviendo al tema principal, como se puede comprobar, en el párrafo anterior acabo de utilizar otra nueva palabra para hacer referencia a nuestro deporte, “Fisicoculturismo” (hay también países donde emplean “Fisioculturismo” y “Físicoconstructivismo”), término hoy en día muy extendido y utilizado, que no deja de ser un sustantivo en el cual se han unido las palabras “físico” y la ya existente “culturismo”, para dar a entender que es única y exclusivamente al cuerpo, a quien se le destina esa carga de cultura física, además “fisicoculturismo” aunque sea cacofónico suena más técnico, aunque a mí me convence y me gusta más la palabra “Fisicoesculturismo” que me la inventé tras una charla con mi amigo el Dr. Manuel FONTOIRA (un reputado médico pontevedrés muy aficionado a éste deporte y a quien le debo mi descubrimiento de que RAMÓN Y CAJAL (1852 – 1934) fue el primer culturista de España), y que empezaré a utilizar a partir de ahora, al entender que en nuestro deporte de lo que se trata es de esculpir el cuerpo (físico) con el cincel de las pesas.

Respecto al máximo exponente o representante de este movimiento, o lo que es lo mismo, de la “Escuela Francesa” cabe destacar sin duda a nuestro compatriota Juan FERRERO que además de alcanzar el título más importante de este deporte, el Mr. Universo, por su fuerte personalidad y su peculiar estilo y elegancia fue considerado un “Dandy”, condición exclusiva que sólo unos pocos pueden gozar.(Los dandys eran un grupo de caballeros que se formó en Inglaterra y Francia en el primer tercio del Siglo XIX, extremadamente elegantes y con gusto exquisito por los pequeños detalles, opinaban y creaban sus propios criterios, sobre vestido y elegancia. Los dandys siempre mantienen las formas y las costumbres, incluso en condiciones de pobreza. El dandy es a la moda, lo que el caviar a la gastronomía, un lujo. Reconocerlos no te será difícil, los tejidos nobles, los trajes de corte entallado, o las pajaritas son algunas de sus señas de identidad. Las buenas formas están de moda).

Juan FERRERO

La “Escuela Americana” estaba representada por dos insignes personalidades Eugen SANDOW y Bernarr MACFADDEN.

SANDOW que fue uno de los hombres más fuertes que hayan existido jamás, emigró a Inglaterra a los 20 años, donde se dió a conocer en Londres, al destruir en una noche, la mayor parte de los dinamómetros de pago que había en sus calles para probar la fuerza, un empeño muy popular entre los jóvenes de entonces. A el, es a quien le debemos las poses plásticas para mostrar el desarrollo de la musculatura. SANDOW que nació en Koenisburg, Prusia Oriental (Alemania), el día 2 de abril de 1867, con el nombre de Frederick MUELLER pasó gran parte de su vida en Inglaterra, donde en el año 1901 organizó en el Royal Albert Hall “La Gran Competición”, ganada por William L. MURRAY de Nottingham (Inglaterra).

MACFADDEN, cuyo verdadero nombre era Bernard Adolphus MCFADDEN, por su parte, fue un destacado editor: “Physical Culture”, “Beauty and Health”, etc, que con la practica del culturismo llegó a obtener un físico bastante notorio, aunque los más destacable de él, era su vitalidad (llegó a lanzarse en paracaídas a los noventa años de edad en presencia de su “cuarta” mujer) y su talento para los negocios, que lo convirtieron en un destacado multimillonario. En aquel tiempo también fundó una escuela de profesores que se llamó “Bernarr Macfadden Institute” más tarde conocida como el “American College of Physical Education”, en la que se formaron muchos de los instructores de entonces en los Estados Unidos. Además organizó el concurso de “ The Most Perfectly Developed Man in the World” ganado en su primera edición por Al TRELOAR (Albert Toff Jenkins, 1873 – 1960) que se disputó en el Madison Square Garden de New York del 28 de diciembre de 1903 al 16 de enero de 1904,evento en el que también participó el español Segundo de Acha natural de Bilbao.

El relevo de éstos dos ilustres personajes lo tomaron, por un lado Charles ATLAS (1892 – 1972) cuyo verdadero nombre es Angelo SICILIANO, nacido en Acri (Calabria) y que llegó a América en 1905, donde hizo una fortuna vendiendo a más de tres millones de chicos delgaduchos y débiles que respondieron a su llamada, su curso de “Tensión Dinámica” por correspondencia, método que desarrolló después de observar a los animales estirando, empujando y tirando de los músculos, y que le sirvió a todos estos mozos para cambiar sus cuerpos por otros nuevos; y por otro lado, Bob HOFFMAN (1898 – 1985) que fue entrenador durante muchos años del equipo olímpico de halterofilia de los Estados Unidos, editor de la revista “Fuerza y Salud”y “Muscular Development”, fundador y propietario de la York Barbell Company (la mayor fabrica de pesas y equipos de musculación del mundo) y fundador del “Hall of Fame” de la Halterofilia, una especie de museo de las pesas que se encuentra ubicado en Pennsylvania, todo ello sin olvidar la creación del York Barbell Institute (punto de encuentro para el estudio de todos los aspectos de el entrenamiento de la fuerza), la infinidad de libros de culturismo y nutrición que publicó, y de ser la inspiración de otro joven de origen judío de grandes ambiciones, que más tarde se convertiría en su fiel rival, competencia e imitador , me estoy refiriendo a Joseph WEIDER (Joe), a quien si nos paramos analizar su estrategia comercial y cómo proyectó su imagen, comprobaríamos que es una réplica exacta de la empleada por HOFFMAN.

Benjamín WEIDER (Ben) hermano de Joe, también tuvo un papel relevante en la difusión de nuestro deporte, pues creó el “Institut de Culture Physique Weider” en Montreal (Canadá), donde se formaron muchos “Profesores de Cultura Física Weider” cuyos diplomas firmaban en 1953, él mismo Ben, su hermano Joe y el célebre George F. JOWETT (1891-1969) quien entonces gozaba de una enorme reputación.

Por otra parte es obligado citar al que yo considero continuador de la “Escuela Americana”, se trata del español Rafael SANTONJA, nacido el día 10 de noviembre de 1953 a las 22,00 horas en el número 23 de la calle del Solano de la pequeña localidad de Béjar, (Salamanca – España), quien a diferencia de sus predecesores, estudió, en este caso la carrera de Farmacia en la Universidad Complutense de Madrid, licenciándose en junio de 1976, aunque jamás según el Consejo General de Colegios Farmacéuticos de España se colegió como Farmacéutico, y menos aún según la información de la que dispongo, adquirió la titulación de Doctor, grado académico del que presume desde hace ya tiempo en todas sus apariciones públicas, así como en todas sus publicaciones, a no ser que Santonja haya obtenido su doctorado fuera de España tal y como lo hizo su colega (así lo considera una de las revistas que publica Santonja) y amigo Jaime Brugos, quien igualmente presume en la página 5 de su libro “Isodieta” de haber obtenido su título de Doctor en Nutrición (yo en este caso diría de Doctor en Chichinabo) por la Universidad Estatal de Columbia (Columbia State University), una supuesta institución educativa que resultó ser una iniciativa privada fraudulenta y que operó en Estados Unidos desde los años 80 hasta 1998, fecha en que fue cerrada por orden judicial. La supuesta universidad expedía licenciaturas, másteres y doctorados a sus “alumnos” sin necesidad de acreditar ningún estudio ni título previo, ni tampoco era necesario cursar ninguna asignatura. De hecho, publicitaba la obtención de un título con sólo 27 días y con la simple acreditación de la experiencia laboral o profesional.

Santonja, hombre hábil por su generosidad en las relaciones humanas, ambicioso en lo profesional y de exquisito trato en lo personal, “heredó por unanimidad” la IFBB (International Federation of Bodybuilding & Fitness de la que por cierto por muy cómico que parezca, Jaime Brugos es miembro electo de su Comité Científico??) el pasado 29 de octubre de 2006 en Ostrava (República Checa). En mi opinión, la IFBB es una organización empresarial propiedad de su buen amigo Ben WEIDER que en el año 1946 la “fundó” junto con su hermano Joe en Montreal con la participación de dos países: Canadá (representada por el propio Ben) y Estados Unidos (representada por su hermano mayor Joe), y a la que puso por nombre “International Federation of BodyBuilders”, pasando a la historia del deporte en general por ser Ben Weider el único presidente de una “entidad” internacional que durante 60 años ostentó dicho cargo, y en cuya organización las únicas decisiones, las tomaba igualmente él mismo. Para mí, lo que si sé seguro es que “su federación” (en España la IFBB está registrada en el Ministerio del Interior como una asociación igual que lo puede estar una Asociación de Vecinos o de Amigos de la Patata), la deja en buenas manos, Rafael SANTONJA no sólo es una persona que conoce en profundidad nuestro deporte, sino que además, él en la presidencia es un signo de distinción, a pesar de que alardeé de lo que no es.

Dado que en el párrafo anterior he hecho referencia a la organización de este deporte, hay que citar que el fisicoculturismo está dirigido a nivel internacional por tres federaciones: la IFBB, la WABBA y la NABBA, siendo ésta última, la NABBA, la más antigua e importante de todas, pues todos los grandes culturistas de la historia, se han alzado con el título de Mr. UNIVERSO de Londres, que como los lectores ya sabrán, es el evento más prestigioso e importante de este deporte, que desde el año 1948 (a excepción del año 1949 en el que no tuvo lugar) se viene celebrando anualmente en Inglaterra organizado como es lógico por la federación NABBA. Pero al margen de que sea la NABBA y su Mr. Universo quienes gocen del mayor prestigio y reconocimiento deportivo y social, sería injusto omitir en este ensayo el esfuerzo que la IFBB ha venido haciendo por ocupar un lugar preferente y desplazar con su Mr. Olympia a nuestro emblemático Mr. Universo. Y este esfuerzo se le debe a la infatigable labor de Ben Weider, que tras fallidos intentos y posteriormente, tras varias reuniones con el que fuera Presidente del Comité Olímpico Internacional el español Juan Antonio Samaranch “Marqués de Samaranch”, consiguió que su federación la IFBB, fuese aunque por poco tiempo, reconocida de forma provisional por éste órgano internacional en 1998 durante la 107ª sesión del COI en Nagano, aunque poco después de ser reconocida provisionalmente, este organismo no la reconoció de manera definitiva, hecho que en la comunidad culturista no sentó muy bien, dado que muchos lo consideraron un paso atrás y un estrepitoso fracaso para el culturismo, al entender que si el COI excluía a este deporte o mejor dicho a ésta federación, esto no era nada positivo para nosotros, alzándose las voces críticas, que “la foto” que durante años persiguió Ben Weider con Samaranch, le salió muy cara a un deporte que lleva tiempo intentando dar una imagen seria y limpia, pues se cuentan por millones las personas en el mundo que lo practican y que en su vida jamás han tomado un solo anabolizante.

A modo de resumen, podríamos terminar este trabajo diciendo que en el deporte del culturismo existen dos tendencias o dos movimientos, la “Escuela Americana” por un lado y la “Escuela Francesa” por otro.

La “Escuela Americana”, perseguía solamente formar atletas lo más masivos posible, dotados de una enorme musculatura (John GRIMEK, Clarence ROSS, Steve REEVES, Reg PARK, Leo ROBERT, Bill PEARL y últimamente Vince GIRONDA, Arnold SCHWARZENEGGER y Sergio OLIVA) donde aspectos como la personalidad y los modales no eran tan sumamente cuidados; estaba formada (sus divulgadores) principalmente por levantadores de pesas (halterófilos) poco o medianamente instruidos y no tenía un rigor tan científico como la E. Francesa. A menudo sus métodos consistían en técnicas empíricas de dudosa eficacia que respondían más bien a los postulados retóricos de sus campañas publicitarias, en los que estos “mesías” garantizaban extraordinarios y espectaculares resultados, eso sí, a cambio siempre, de los preceptivos dólares. Respecto a la forma de entrenar, sus atletas hacían pocas repeticiones, utilizando pesos muy elevados, y los descansos o tiempos de recuperación entre series también lo eran.

John GRIMEK

Por su parte la “Escuela Francesa” pretendía crear atletas integrales, tanto física como psíquica y moralmente, además de personas inteligentes, educadas, apuestas, fuertes, sensibles, sanas, elegantes, cultas y refinadas. Estaba formada en su inmensa mayoría por médicos y personas estudiadas, y desde el punto de vista de la performance estético-física, entrenaban especialmente duro la sección media, poseyendo unos abdominales firmemente tallados, además de proponer que la medida del cuello, de los brazos y los gemelos fuese la misma, entrenando para ello, con pesos medios, altas repeticiones y descansos muy justos, todo combinado con la práctica de otras disciplinas, especialmente la gimnasia deportivo-acrobática y el atletismo, aunque sin descuidar también la natación, dando como resultado un cuerpo musculoso, armonioso y dotado de unas cualidades físicas que les convertían en los verdaderos Adonis de la época, ejemplos: Juan FERRERO, Marcel ROUET, Jean-Christian RODRIGO, André DRAPP, Robert DURANTON, James MATHÉ, Arthur ROBIN y más recientemente Serge NUBRET.

Serge NUBRET

Artículo escrito y Fotografías por: Tomás ABEIGÓN (abeigon@yahoo.es) / Tel. 607 477 360

– Licenciado en Ciencias del Deporte por la Universidad de Vigo
– Master en Musculación Deportiva
– Entrenador Nacional de Halterofilia
– Entrenador Nacional de Fisicoculturismo y Musculación
– Entrenador Nacional de Fuerza Aplicada
– Profesor de Culturismo y Profesor de Musculación, ambos diplomas expedidos por la Federación Española de Judo y Deportes Asociados.
– Diplomado como Profesor de Cultura Física por las Escuelas: Rouet (Francesa) y Weider, Atlas (Americanas).
– Campeón de España de Fisicoculturismo Natural en 1996
– Galardonado con el premio nacional “Intergym´s de Oro” al mejor trabajo de investigación los años 1999, 2000 y 2001
– Posee el “Diploma de Honor al Mérito Fisicoculturista” (la más alta distinción que se puede alcanzar en España sobre éste deporte).
– Director del Gimnasio “Taller Corporal” de Pontevedra desde 1989
– Historiador del “Deporte del Hierro”
– Autor de varios libros e infinidad de artículos sobre el tema de las pesas
– Presidente de NABBA ESPAÑA (Organización más antigua de fisicoculturismo que a nivel internacional organiza el Mr. Universo)
– Juez Internacional en el Mr. Universo (único en España)
– Poseedor del “Medallón de Triat” que lo acredita como el único heredero en el mundo de la filosofía de la “Escuela Francesa”, que aceptó de la mano de su Profesor con la obligación de cederlo antes de morir al discípulo que el elija.

FOTOGRAFÍAS

Hablar de Mickey Hargitay lo es hablar principalmente de los dos méritos más destacados de su vida: por un lado, su triunfo en el Mr. Universo de NABBA de 1955; y por otro, de su matrimonio con la descomunal y escultural Jayne Mansfield, además de haber sido uno de los rostros más frecuentes del ‘peplum’ -ese cine referido a los mitos y los héroes de la antigüedad clásica- en la edad de oro del género, al cual accedió después de proclamarse Mr. Universo en Inglaterra.

Miklós Hargitay, popularmente conocido como Mickey Hargitay, nació el 6 de enero de 1926 en Budapest (Hungría), siendo el tercero de cuatro hermanos (dos chicos y dos chicas). El futuro Hércules aún era un adolescente cuando comenzó a intervenir en algunos espectáculos acrobáticos (su padre cantante de opera que se llamaba Ferenc y su madre que se llamaba Mariska, trabajaban en un circo) en los que destacaba por la flexibilidad que alcanzaba junto a su pareja.

Corría el año 1947 cuando Hargitay con la crisis de la posguerra en Europa, pensando que tendría un futuro mejor, se traslada a Estados Unidos, viviendo primero en Indianápolis donde estudia el bachillerato y mejora su inglés (hablaba 4 idiomas), y luego, en Cleveland, huyendo así del estalinismo que aterrorizaba y hundía en la miseria a Hungría.

Así cualquiera se anima a levantar pesos

Ya metidos en el año 1948, el aún acróbata realizaba en los escenarios norteamericanos las mismas piruetas que asombraron a su Budapest natal. La mujer que le acompañaba en aquellas sesiones era en esta ocasión, su primera esposa Mary Birge, con quien contrajo matrimonio en Cleveland y con la que tuvo una hija llamada Tina que nació en 1949, la cual les dió cinco nietos y un bisnieto. Pero las viejas acrobacias no gustaron al público estadounidense y Hargitay hubo de emplearse como fontanero y carpintero antes de triunfar.

Sobre cuando comenzó a entrenar con pesas, se sabe que un día ojeando una revista de culturismo (Strength and Health), le llamó poderosamente la atención el físico del atleta de la portada, concretamente se trataba de Steve Reeves quien había adquirido fama mundial como protagonista de Hércules.

Después de admirar la musculatura de Steve Reeves en la portada de esa vieja revista, comenzó a frecuentar un gimnasio.

Mickey a la edad de 16 años frente a su destacada estatura (1,81 metros) era un muchacho de escaso peso corporal, esto indica que de no haberse iniciado en el entrenamiento con pesas, hubiese sido un hombre excesivamente delgado, pero en un espacio de muy pocos años gracias al culturismo se forjó un físico en el que no solamente alcanzó un peso ya considerable, sino que además, ostentó músculos grandes.

Cuando empezó a entrenar levantando pesas, Mickey tenía muchas aspiraciones, como creo que las tienen todos los chicos que se inician en este deporte inspirados en atletas de la talla de John Grimek, Steve Stanko o Steve Reeves como modelos constantes, aunque a Mickey le estimuló mucho a seguir una rutina de pesas, Bobby Higgins, un excampeón levantador del peso ligero propietario del gimnasio en el que se inscribió, y que lo ayudó con sus sabios y acertados consejos, a que en un futuro no muy lejano desde su primer contacto con las pesas, lograse el codiciado título de Mr. Universo, que conquistó en 1955 en Londres con sus 1,83 m. de estatura y sus 93 kg. de peso corporal, además de alcanzar marcas tan relevantes como levantar 180 kilos en press de banca y hacer curls de bíceps con trampa con 112.

Mickey Hargitay junto al trofeo que lo acredita como Mr. Universo NABBA 1955

Sobre cuándo empezó a competir, se sabe que fue unos 18 meses después de haber comenzado a entrenar, pues Bob Higgins pasado este tiempo, consideraba que ya poseía la calidad suficiente para hacer un buen papel en concursos locales, así que, siguiendo su consejo se presentó al Mr. Mid América de 1951 donde quedó tercero al igual que en el Mr. Tri State de ese año. También participó en el Mr. América de 1954, que ganó Dick Dubois. Al Mr. Universo de la NABBA de 1955 que se celebró en Londres, se presentó animado por John Grimek que le convenció para que probara suerte en Inglaterra, además, al margen del resultado, el viaje le servía para acudir a Europa, teniendo la oportunidad de visitar su Hungría natal, por lo que aún así no se decidió hasta el último minuto.

Luego según me dijo: “no me arrepentí, pues el Mr. Universo Amateur de 1955 fue una de las experiencias más importantes de mi vida”, “allí estaba yo, un inmigrante americano ganando el que por entonces era el título más prestigioso del culturismo. Jamás olvidaré lo bien que me trató Oscar Heidenstam y los demás miembros de la federación NABBA”.

Ya con el título de Mr. Universo en el bolsillo y dotado de un poderoso magnetismo sobre las rubias platino y voluminosas, antes de encandilar a su segunda esposa, deja prendada a Mae West, que le vió en la portada de Strength and Health en 1955, precisamente el año en el que le concedieron la ciudadanía estadounidense, poniéndose en contacto con él y pagándole el viaje a California para conocerse. Mae West era la famosa actriz del cuerpo de guitarra, que creó un espectáculo de variedades con el que recorría los mejores locales nocturnos de EEUU y en el que incluyó a los culturistas más populares y atractivos del momento, como: Dan Vadis, Armand Tanny, Joe Gold, Lou Degni, Reg Lewis, Brad Harris, George Enferman y al propio Mickey. De pronto la diosa fortuna sonrió a Mickey y pasó a formar parte del mundo de la farándula en el que de inmediato obtuvo éxito por su gran personalidad y habilidad como actor.

La antigua reina de los excesos, en mayo de 1956, enrolada en una gira, protagonizaba entonces un espectáculo en el Latin Quarter de Nueva York, donde en su comparsa participó Mickey Hargitay. Entre bastidores a Mickey le habían presentado a John Kennedy quien le felicitó por su éxito en el Mr. Universo. Fue precisamente en aquella actuación donde la leyenda cinematográfica Jayne Mansfield y “sex-symbol” de la época que competía por este título con la misma Marilin Monroe, se fijó en el.

Parece ser que cuando Mae se acercó a la mesa a saludar a Jayne, la actriz que a la sazón era el escote más grande del CinemaScope, ésta no dudó en presencia de Mae, en responder al camarero que le preguntó qué quería para cenar: “El filete aquel del fondo”, refiriéndose a Hargitay.

Jayne Mansfield que se enamoró a primera vista de Mickey, como más adelante veremos, terminó casándose apenas un año después de haberle conocido, relación en la que durante casi una década ambos vivieron una existencia de lujo y glamour, hasta que se separaron primero y un fatídico accidente de automóvil después, terminó con la vida de Jayne.

Como acabamos de decir, fuese como fuese, la pareja Hargitay-Mansfield, contra los deseos de la Fox que sin embargo promovió una boda espectacular, contrajo matrimonio el 13 de enero de 1958. Después de la boda, Mickey le regaló a su ya esposa, un anillo de diamantes de 10 quilates. De este matrimonio nacieron tres hijos: Miklós Jeffrey Palmer Hargitay (21 Diciembre 1958), Zoltan Anthony Hargitay (1 Agosto 1960), y Mariska Magdolina Hargitay (llamada Maria, 24 Enero 1964) ganadora de un Globo de Oro en el 2005 y en el año 2006 del Emmy a la mejor actriz principal en la serie dramática “Ley y Orden”. Jayne por su parte, aportó a la nueva familia una hija de otro matrimonio anterior con un joven de 19 años llamado Paul Mansfield, con quien se había casado el 6 de mayo de 1950, dicha hija se llama Jayne Marie Mansfield.

La pareja dos días después de su enlace matrimonial

El lugar de residencia de la nueva familia era “El Palacio Rosa”, una mansión ubicada en Beverly Hills que el propio Mickey mandó en varias ocasiones remodelar, construyendo su famosa piscina en forma de corazón. En noviembre de 2002, la casa fue demolida por unos constructores.

El matrimonio perfecto con Hargitay se comenzó a deteriorar con ciertas discusiones y problemas fiscales. En mayo de 1963 año en el que Jayne protagonizó “Promises, Promises” su primera película en al que aparecía totalmente desnuda, en Ciudad Juárez (Méjico) se divorcian, pero el divorcio fue anulado, aunque en octubre de 1963 ambos se reconcilian. Después del nacimiento de Mariska, Jayne volvió a Ciudad Juárez a poner un pleito por el divorcio para que se declarara legal y lo ganó. El divorcio fue reconocido en los Estados Unidos el 26 de agosto de 1964, aunque Mickey, el hombre de gran prestancia y rostro agradecido que volvía locas a muchas chicas, se volvió a casar por tercera vez en septiembre de 1967 con Ellen Siano. Por su parte Jayne se casó también con el productor y director Matt Cimber quedando embarazada de él.

Separado en 1964 de Jayne, Hargitay se convirtió en un rostro habitual del cine italiano. Nueve años después, Arnold Schwarzenegger le interpretaba en un telefilme que recreaba la vida de Jayne Mansfield.

Su filmografía entre 1956 y 1972 fue aproximadamente de unas veinte películas, entre las que destacan: “El Verdugo Escarlata”, una curiosa filmación italiana de la denominada “Serie B”, cuya sinopsis trata de un fotógrafo que con sus modelos acuden a un viejo castillo desierto para realizar algunas tomas sensuales para luego confeccionar una fotonovela, pero el castillo en realidad está habitado por un lunático (al que le da vida el culturista húngaro) que se piensa es el espíritu reencarnado de un verdugo del siglo XVII cuyo trabajo es proteger su morada de los intrusos. Este film ha quedado como cinta de culto entre los amantes del género “Splatter o Gore”.

Los Amores de Hércules película que Mickey interpretó junto a su esposa Jayne Mansfield

Su otra película más conocida es “La Venganza de Hércules”, en la que a lo largo de la hora y media de metraje, Hércules debe enfrentarse a diversos obstáculos (un toro, una hidra, etc).

Siempre bajo los auspicios de su esposa, la filmografía de Mickey Hargitay había comenzado un par de años antes de los films anterioriores con “Una mujer de cuidado”, una de esas deliciosas comedias que Frank Tashlin rodaba a la mayor gloria de Jayne Mansfield.

Peor recuerdo merece a la afición ‘Gli Amore di Ercole’ (Los Amores de Hércules) -Carlo Ludovico Bragaglia, 1960-, que fue la primera interpretación de Hércules de Hargitay. Debió de ser aquélla una de las pocas películas en las que Jayne Mansfield (Hipólita) renunció al platino de su cabellera para lucir el moreno de las heroínas clásicas. Tal vez por ello el filme no gustó.

El 29 de junio de 1967 Jayne Mansfiel, la mundialmente famosa celebridad cinematográfica y sex-symbol, presentaba un show en Biloxi, Mississippi. Al terminar el show puso rumbo a Nueva Orleans, donde tenía que participar en un programa televisivo al otro día, iniciando el viaje en automóvil junto con sus tres hijos, su chófer Ronnie Harrison y su último amante el abogado Sam Brody. A eso de las 2:15 A.M., mientras estaban en la carretera entre las dos ciudades, el coche entró en una zona que estaba siendo rociada contra los mosquitos por un camión, debido a esto el coche perdió el control y se estrelló contra éste, y los tres ocupantes de los asientos delanteros del vehículo que eran los adultos fallecieron al instante, mientras que los niños (Miklos, Zoltan y Mariska) que viajaban detrás, sufrieron heridas leves y unos rasguños, salvando la vida milagrosamente.

Tomás ABEIGÓN y Mickey Hargitay coincidieron en 1998 en la Cena de Gala del L Aniversario de la NABBA donde se conocieron

El viernes 2 de octubre de 1998 en el International Convención Centre de la ciudad inglesa de Birmingham, la Federación Internacional de Fisicoculturismo NABBA le rindió a Mickey Hargitay junto al resto de vencedores del Mr. Universo (certamen más importante que existe en el deporte del fisicoculturismo) un merecido homenaje en el que tuve el privilegio de estar presente, y donde conocí personalmente a nuestro protagonista, quien desde el primer momento me causó una muy grata impresión, no sólo por su porte y elegancia (fue el único que vestía de pajarita), sino además, por la simpatía con que me estrechó la mano, contestó a mis preguntas y posó para la foto que ilustra este artículo.

El 14 de septiembre de 2006 Mickey Hargitay nuevamente resultó noticia, un cáncer de médula acababa con su vida a los 80 años de edad en Los Ángeles.

PALMARÉS COMO CULTURISTA:

1951

Mr Mid-America – AAU, 3rd

1952

Mr America – AAU, 9th

Mr World – AAU, Tall, 4th

Mr World – AAU, Overall, 7th

1953

Mr America – AAU, 12th

1954

Mr America – AAU, 8th

Junior Mr America – AAU, East , 3rd

1955

Mr America – AAU, 6th

Mr National Capital – AAU, 2nd

Mr Universe – NABBA, Tall, 1st

Mr Universe – NABBA, Overall Winner

1963

Universe – Pro – NABBA, Tall, 5th

———————

Artículo y Fotografías: por Tomás ABEIGÓN (abeigon@yahoo.es) / Tel. 607 477 360

– Licenciado en Ciencias del Deporte por la Universidad de Vigo

– Master en Musculación Deportiva

– Entrenador Nacional de Halterofilia

– Entrenador Nacional de Fisicoculturismo y Musculación

– Entrenador Nacional de Fuerza Aplicada

– Profesor de Culturismo y Profesor de Musculación, ambos diplomas expedidos por la Federación Española de Judo y Deportes Asociados.

– Diplomado como Profesor de Cultura Física por las Escuelas: Rouet (Francesa) y Weider, Atlas (Americanas).

– Campeón de España de Fisicoculturismo Natural en 1996

– Galardonado con el premio nacional “Intergym´s de Oro” al mejor trabajo de investigación los años 1999, 2000 y 2001

– Posee el “Diploma de Honor al Mérito Fisicoculturista” (la más alta distinción que se puede alcanzar en España sobre éste deporte).

– Director del Gimnasio “Taller Corporal” de Pontevedra desde 1989

– Historiador del “Deporte del Hierro”

– Autor de varios libros e infinidad de artículos sobre el tema de las pesas

– Presidente de NABBA ESPAÑA (Organización más antigua de fisicoculturismo que a nivel internacional organiza el Mr. Universo)

– Juez Internacional en el Mr. Universo (único en España)

– Poseedor del “Medallón de Triat” que lo acredita como el único heredero en el mundo de la filosofía de la “Escuela Francesa”, que aceptó de la mano de su Profesor con la obligación de cederlo antes de morir al discípulo que el elija.

FOTOGRAFÍAS

Segunda parte de esta galería fotográfica, gentileza de su autor, el fotógrafo profesional Christian de Eldorado Producciones, y correspondiente a la Copa Iron Mass 3ra Edición ACORFFI -FAM – IFBB 2012.

Sí, si, no es ninguna broma, ni ningún error tipográfico por imposible que pueda parecer. A continuación les cuento la historia, increíble historia de cómo el célebre Santiago Ramón y Cajal alcanza el premio Nóbel de Medicina gracias al deporte del fisicoesculturismo.

Hace aproximadamente cuatro años y medio o quizás cinco, mi amigo de la infancia, adolescencia y ahora edad adulta el Dr. Manuel Fontoira, hijo de un prestigioso pediatra de Pontevedra y nieto igualmente de un reputado médico pontevedrés colega éste último de mi querido abuelo el Dr. Tomás Abeigón Pazos, se acercó por mi gimnasio retándome con su peculiar estilo a que no era capaz de identificar al personaje de una fotografía publicada en un libro de neurología en pose atlética. Por mi mente en aquel momento paso: en menos de tres segundos no sólo le voy a dar el nombre, sino todo tipo de referencias y detalles; y además, como resuelven los vascos sus retos, contrarrestarle, diciéndole ¿qué te apuestas?.

El caso, es que después de analizar por todos los lados la instantánea que por su colorido y aspecto parecía estar más cerca de las pinturas rupestres de las Cuevas de Altamira que de la era dorada de la fotografía, tuve que ceder en mi esfuerzo visual y cognitivo dejando que mis neuronas se recuperaran de tal exceso de trabajo perceptivo y memorístico, y preguntarle de forma natural a mi buen amigo el Dr. Manuel Fontoira ¿de quién (con perdón) coño se trataba?, y mi sorpresa fue mayúscula al destaparme el pie de página que decía textualmente: “El autor a los 18 años, 4 meses después de iniciada su manía gimnástica. Desgraciadamente, el desarrollo muscular es casi monstruoso, logrado al año de ejercicios violentos” y “Musculación lograda por Ramón y Cajal en su juventud, tras ejercitarse en el culturismo según un método de su invención”. Aquí se produjo el aguijonazo que introdujo el veneno de la curiosidad en mis venas, para que durante cerca de tres años dedicara varias horas diarias en la biblioteca de la Facultad de Ciencias de la Educación donde estudié INEF para investigar la veracidad de la instantánea fotográfica, y conocer la agitada y a la vez apasionante, inquietante y emocionante vida que ha tenido don Santiago Ramón y Cajal.

• BREVE REPASO A SU INFANCIA

Santiago Ramón y Cajal vio la luz por primera vez, el uno de mayo de 1852, en un humilde lugar de Navarra enclavado por singular capricho geográfico en medio de la provincia de Zaragoza, concretamente en Petilla de Aragón. Hijo de un humilde médico cirujano rural, don Justo Ramón y Cassaus, y de una aragonesa de pura cepa, doña Antonia Cajal, vecina de Larres (pequeña localidad cercana a Jaca), su primera infancia transcurre entre Petilla, Larres y Valpalmas en donde nacen sus hermanos Pedro, Paula y Borja.

A los ocho años llega a Ayerbe, cerca de Huesca, donde permanece el tiempo suficiente para iniciar su adolescencia y desarrollar-cultivar sus instintos y aficiones artístico-gimnásticas.

Para comprender mejor la vida de Santiago Ramón y Cajal es preciso percatarse de la influencia tan grande que tiene en su vida, su aspecto frágil y enclenque que le propiciaron de niño muchos enfrentamientos y peleas con otros chicos del pueblo. La necesidad de fortalecerse parece repeler las peleas a las que se adhería, aunque también fue poderosa razón para no hacerle olvidar el culto a lo bello.

Criado en pueblos y endurecido al sol y al aire libre, la infancia de Cajal transcurre entre los campos y los bosques, donde descubre los esplendores del sol, la magia de los crepúsculos, las alternativas de la vida vegetal con sus fastuosas fiestas primaverales, el misterio de la resurrección de los insectos, y la decoración variada y pintoresca de las montañas, lugares donde se desarrollan sus juegos.

Precisamente de éstos juegos es de lo que Cajal se siente muy orgulloso, porque según él, estos son preparación absolutamente necesaria para la vida; “merced a ellos el cerebro infantil apresura su evolución, recibiendo según los temas preferidos y las diversiones ejercitadas, cierto sello específico moral e intelectual, del cual dependerá en gran parte el porvenir”, apuntaba Cajal.

Esos juegos consistían básicamente en brincar por los campos como un saltamontes, trepar como un mono, correr como un gamo, escalar una tapia con la viveza de una lagartija, intentar levantar un peso con la fuerza de un oso, etc, etc. Al comprobar que con estos se fortalecía, resolvió entregarse sistemáticamente a los ejercicios físicos, a cuyo fin “me pasaba solitario horas y horas, ocupado en trepar a los árboles, saltar acequias, levantar a pulso pesados guijarros, ejecutando, en fin, cuantos actos creía conducentes a acelerar mi desarrollo muscular, elevándolo al vigor máximo compatible con mis pocos años”.

Hay muchos educadores que dicen que “el porvenir de un hombre está en su infancia”, por ello el juego tiene que ser la herramienta pedagógica que se debe utilizar, por esto tanto los deportes como los conocemos actualmente, como la educación física, deben ocupar un lugar preferente en los juegos, estando presentes no solo para cultivo de lo físico, sino también, para lo intelectual.

No debemos olvidar que “la inactividad constituye para el niño la mayor de las torturas; el dolor mismo, es preferido al reposo”, y por las actividades que Cajal realizó y también merced a la gimnasia incesante a la que se sometió, sus músculos adquirieron vigor, sus articulaciones agilidad y su vista perspicacia, la cual ejercitaba observando pinturas de muchos colores y libros de letra menuda, además de reconocer objetos de lejos (curiosos pasatiempos ¿verdad?).

Cajal aunque se dedicó a la medicina, hubiese sido, o mejor dicho fue un extraordinario pedagogo, pues en su faceta docente por las Universidades por las que pasó, siempre fue crítico con el método que reinaba en las mismas, que no era otro más que el “memorístico puro”, que se preocupaba de crear sólo “cabezas almacén”, en lugar de “cabezas pensantes”.

Este sabio que iba por delante de su tiempo, solía decir que: “hay realmente en la función docente algo de la satisfacción altiva del domador de potros, pero entra también la grata curiosidad del jardinero, que espera ansioso la primavera para reconocer el matiz de la flor sembrada y comprobar la bondad de los métodos de cultivo”.“Fabricar cerebros originales: he aquí el gran triunfo del pedagogo”, máxima de la que Cajal se sentía muy orgulloso.

Esta es la etapa de su vida en la que definitivamente se forja su vocación gimnástica.

El cultivo de la gimnasia le vino de un desengaño causado por su jactancia y bravuconería, al perder con gran sorpresa y dolor un reto al echar un pulso (ejercicio muy de moda entre los jóvenes de entonces) con un amigo suyo llamado Morriones, con el cual Cajal sufrió la “humillación de la derrota”, según decía el mismo. El secreto de Morriones consistía en acudir al gimnasio de Poblador para hacer gimnasia.

Al día siguiente y sin decir nada a su padre, se presentó en el gimnasio de Poblador, situado entonces en la zaragozana Plaza del Pilar, pues los gimnasios tal y como los conocemos ahora, comenzaron a funcionar a principios del siglo XIX, gracias como no, al que fuera el creador de la cultura física Hipólito Triat, un francés que descubrió su vocación gimnástica y recibió su formación académica, en un colegio de los padres Jesuitas en Burgos (España).

Después de algunos regateos con Poblador (era el dueño y profesor del gimnasio), convino en cambiar lecciones de anatomía que Poblador deseaba recibir para dar a su enseñanza cierto toque o tono científico, por lecciones de desarrollo físico o muscular. Cajal tenía un enorme interés por la anatomía, interés que despertó la practica gimnástica, y como su padre era un hábil disector y fervoroso cultivador de esta ciencia, y además ocupaba el puesto de director interino en la Escuela de Medicina de Zaragoza, el joven Cajal antes de iniciar sus estudios en medicina, ya poseía unos bastos conocimientos.

Gracias a este concierto y a su entusiasmo por las pesas que le llevaba a escaparse durante largas horas al gimnasio, y después de entrenar varios meses en el mismo sostenido por una “fuerza de voluntad que nadie hubiera sospechado en mí”. Cajal no sólo venció la revancha a su amigo Morriones, sino que además llegó a ser el campeón más fuerte del gimnasio de Poblador, quien estaba muy orgulloso de su discípulo y él entusiasmado, al reconocer “cuán fácilmente habían respondido mis músculos al estímulo del sobretrabajo“.

De aquella época de exagerado culto al bíceps, algo propio de los practicantes de la cultura física, que era como se conocía entonces al culturismo (Cajal tenía un exagerado interés por la “gimnasia forzada”, pues el término culturismo o fisicoesculturismo aún no existía, de hecho en Francia se le llamaba culture physique), don Santiago guarda dos recuerdos y enseñanzas provechosas:

La primera enseñanza hacía referencia al valor que tenía la práctica de la gimnasia en los jóvenes de entonces, haciéndoles más fuertes y más resistentes, ante las numerosas enfermedades, adversidades y epidemias que padecían quienes no tuvieran en aquellos tiempos una férrea salud con la que hacerles frente, “y más en aquellos chicos que como yo, la naturaleza no se caracterizó por sernos muy generosa”.

La segunda, hacia referencia a la adquisición de unas aptitudes morales, emocionales y psicológicas, que hacían aumentar la autoestima, la autoconfianza, el autocontrol y sobre todo la fuerza más importante de todas y de la cual Cajal hacía buena gala de ella, que era la “fuerza de voluntad”, además también potenciaba la religión de la voluntad soberana, la fe en el trabajo, la convicción de que el esfuerzo perseverante e hincado es capaz de modelar y organizar desde el músculo hasta la última espiritualidad del individuo.

Cajal comentó muchas veces, que cuando Poblador le diseñaba el programa de ejercicios que tenía que hacer, él, además de los “ejercicios oficiales“, se autoimponía un cierto programa progresivo “ora añadiendo cada día más peso a las bolas, ora exagerando el número de contracciones en la barra o en las paralelas” y así sucesivamente, de forma que si en un plazo establecido no había logrado el objetivo propuesto, añadía más a todo.

• CONTINUAS REFERENCIAS A SUS ALARDES ATLÉTICOS Y MUSCULATURA

Don Santiago que en sus libros hace muchas referencias a sus alardes atléticos, de los que se jactaba y siempre estaba dispuesto a poner en práctica, sustraigo una de estas demostraciones de fuerza que merece la pena conocer:

Un día se enfrentó a un rival de similar robustez y musculatura porque lo amenazó con descomunal paliza si no abandonaba el cortejo de cierta señorita de “rostro primaveral”, conocida entre los estudiantes como la Venus de Milo, que vivía en la calle 5 de Marzo. Enzarzado con su rival en una fuerte disputa a puñetazos en los sotos del Huerva, después de la eventual victoria de Cajal, retornaron ambos maltrechos del reto, aunque en amistosa camaradería que le llevaba a la renuncia a ser correspondidos por los amores de la dama, cuando se enteraron que era muchacha con fuerte dote, por lo que iba a parecer que no la cortejaban por amor, sino por los 50.000 duros.

Él, que se describió a si mismo como: “ancho de espaldas, con pectorales monstruosos, mi circunferencia torácica excedía de los 112 centímetros, y al andar mostraba esa inelegancia y contorneo rítmico característico de los forzudos o Hércules de Feria”, fue un hombre que supo modelar y robustecer su cuerpo con la gimnasia, alcanzando un “torso cuadrado y fornido, un recio y tostado pescuezo, unos morenos y vigorosos brazos que denunciaban a la legua al atleta forjado a base de miles de contracciones musculares propias de la y de un amor propio exasperado que hace milagros”.

Y es que Cajal lo tenía claro, “si quieres triunfar en las arduas empresas, pon en ellas toda tu voluntad, preparándote con más tiempo y trabajo de los manifiestamente necesarios”, solía decir éste insigne científico.

• ESTUDIA MEDICINA GRACIAS AL CULTURISMO

Posteriormente se traslada a Jaca donde la práctica del culturismo forja definitivamente su vocación médica, pues este deporte despertó en él un interés exarcebado por la anatomía cuya devoción era casi comparable a la sacerdotal, iniciando en 1870 sus estudios de medicina en Zaragoza, donde se licencia en 1873, por la Facultad de Medicina de la Universidad Literaria de la ciudad de la Virgen del Pilar. En 1876 obtiene el título de Doctor en Medicina y Cirugía, y un año más tarde contrae matrimonio en secreto, tras dos años de noviazgo, con Silveria Fañanas García, con la que tiene cuatro hijos, Santiago, Fe, Jorge y Paula.

Como ya dijimos, Santiago Ramón y Cajal, como todos los genios, iba por delante de su tiempo, por lo que su formación médica le obliga a considerar el ejercicio desde una perspectiva terapéutica, de manera que asimilaba la gimnasia a un medicamento. “El ejercicio es una medicina“, afirmaba, pues en aquella época el desarrollo farmacológico todavía quedaba muy lejos de la gran expansión a la que llegaría con posterioridad.

La enfermedad produce pérdida de función, a esta falta de función (que hoy denominamos incapacidad) y su reanudación, constituyen el objetivo fundamental del tratamiento por el ejercicio. Para ello, Cajal que era un autodidacta, creó un método caracterizado por la acción muscular repetida y continuada para robustecer los órganos y obtener así los máximos resultados con recursos no sólo mínimos, sino ínfimos en aquellos tiempos para lo cual se vio obligado a diseñar dos tipos de máquinas , las primeras eran “Máquinas de utilidad diagnóstica” que se utilizaban para determinar la estructura, sirviéndose de diversos elementos antropométricos, que aportaban datos sobre el peso y la talla, el perímetro de los miembros, la capacidad torácica, etc. Las mediciones de los perímetros se realizaban con simples cintas textiles centimetradas. Los sistemas dinamométricos permitían calcular la fuerza muscular. Las segundas eran “Máquinas para el tratamiento” aparatos basados en el aumento de la resistencia mediante poleas, resortes y pesas. También recomendaba movimientos de traslación, ejercicios de prehensión y de fonacía (fonación), por los efectos beneficiosos de la declamación y el canto, en el tratamiento de la tartamudez. Anecdóticamente, decía que ”el ejercicio más recomendado es el estornudo (como ejemplo vivo de la expulsión brusca de las superficialidades)”.

Volviendo a la medicina, Santiago Ramón y Cajal siempre confesó que en su temprana pasión por la anatomía influyó sus inclinaciones hacia la gimnasia culturista, que le lleva a una profunda curiosidad por el conocimiento anatómico y por ello, estudia la carrera de medicina y se especializa en anatomía, pero en este caso, en la anatomía de los tejidos y la célula vistos al microscopio (histología).

Años más tarde don Santiago desempeñaría los cargos de Ayudante Interino de Anatomía Práctica (1875) y de Director de Museos Anatómicos (1879). Precisamente aquí en el Museo Anatómico, don Santiago pasó muchas horas encerrado en las viejas dependencias anatómicas, aledañas al Hospital de Gracia, desmontando pieza a pieza la enrevesada maquinaria de músculos, nervios y vasos del cuerpo humano.

Alcanzada la cátedra de Valencia (1883), Cajal inicia su ingente aportación a la neuroanatomía, concluida tras su paso por las universidades de Barcelona y Madrid donde aquí fue catedrático de histología.

• JOAQUIN DECREF Y JOAO DE AZEVEDO, DOS DISCÍPULOS AVENTAJADOS

Joaquín Decref se relacionó personalmente con Cajal cuando entre los 16 y 19 años estudiaba la carrera de medicina en la Facultad de Medicina de Madrid, en donde don Santiago impartía clases.

Ramon y Cajal que como sabemos ya era un entusiasta partidario y practicante de la cultura física, que incluso llegó a posar como culturista en varias fotografías que ilustran éste artículo, fue el que indujo a Decref a practicar este deporte en diversos gimnasios y salas de armas, según el antiguo concepto de Triat y Amorós, afición que inculcaba a muchos jóvenes de la época, y que también era compartida por otro estudiante de medicina de la Universidad de Coimbra, el portugués Joao de Azevedo, cuyos descendientes me facilitaron una foto suya en pose atlética y me hablaron de la amistad que mantenía con Cajal, y con el célebre profesor francés Edmond Desbonnet.

La relación de Decref con Cajal debió de ser intensa, por el hecho de que éste fue quien propuso el ingreso de Decref en la Real Academia de Medicina. Por otra parte Decref junto con Gregorio Marañón, fueron los lectores de la nota necrológica dedicada a Cajal en la Real Academia de Medicina a la muerte del sabio histólogo en 1934.

Decref al concluir sus estudios médicos en 1884 con tan sólo 19 años, e influenciado por Cajal que fue el que le inculcó los valores de la practica gimnástica y quien lo introdujo en la cultura física, continuó con su formación docente en la Escuela Central de Gimnástica de Madrid , donde obtuvo el título de profesor en 1887, por lo que se convirtió en uno de los primeros profesores oficiales de educación física de nuestro país.

• Y POR FIN EL NOBEL DE MEDICINA

Nombrado ya Doctor Honoris Causa en varias Universidades europeas, como por ejemplo la de Cambridge, en octubre de 1906, desde Estocolmo y del Karolinska Institutet recibe un lacónico telegrama:”Carolinischer institut verliebet sie Nobel Preis”.

Le llega entonces, el máximo galardón al que puede aspirar un científico en el mundo, el Premio NOBEL de Medicina y Fisiología, compartido con el neurólogo italiano, y profesor de la Universidad de Pavía, Camillo Golgi, por sus estudios histológicos y coloración de las células. Cajal describió al sistema nervioso constituido por células independientes, en definitiva, por ser el creador de la “Teoría Neuronal”, la mayor contribución española a la ciencia universal.

Evidentemente Ramón y Cajal no recibió el Nóbel por su condición de culturista o difusor de la vida sana a través de las pesas, sino por su condición de médico, la cual alcanzó motivado por el interés en la anatomía, que como ya señalamos, despertó el culturismo en el, tal y como el mismo lo reconoce en varias de sus obras.

• CAJAL: SU PERFIL HUMANO

Hasta aquí casi todo lo que el lector ha podido descubrir acerca de este aragonés ilustre y muy laureado, máximo exponente de aquella conocida “promoción de sabios” de la medicina española, es lo que su dilatada biografía, desvela y delata como una mentalidad innovadora, no sólo por su faceta de atleta y científico, sino también de pensador, como demuestra el hecho de abogar por la localización en el cerebro de las virtudes del alma, como el pensamiento, el sentido común o la memoria, en lugar del corazón; debate muy activo y enconado todavía en aquel momento, facetas todas ellas que le han sido suficientemente reconocidas al margen de la ciencia.

Elegante y distinguido, le gustaba de lo bueno, lo mejor. Hiciera lo que hiciese, Cajal quería ser el número uno, y por eso era un hombre tremendamente organizado y activo, que aprovechaba el tiempo al máximo, lo que nos demuestra por un lado la fuerza de voluntad del científico y por otro, su amor propio, que era lo que marcaba su deseo de sobresalir.

Tras vivir 82 años pletóricos, Cajal decía : “todas las personas desean llegar a viejos y , en siéndolo, no quieren parecerlo”, o “hay una enfermedad crónica necesariamente mortal, que todos debiéramos evitar y que, sin embargo todos deseamos padecer: la ancianidad”, por lo que, cuando alguien le preguntaba por su salud, respondía: “el secreto de mi salud es de sobra conocido, simplemente consiste en algo tan sencillo, como practicar diariamente la cultura física o la gimnasia forzada que inicié en mi juventud”. El 17 de octubre de 1934, el científico español es nuevamente noticia internacional, al fallecer en Madrid por causa natural.

• VACUNA CONTRA LA ENVIDIA: LO ÚNICO REPROCHABLE A CAJAL

Como bien reza este subtítulo, lo único que podemos reprocharle a don Santiago Ramón y Cajal, y en esta afirmación coincide conmigo su amable nieta doña María Angeles Ramón y Cajal Junquera, portavoz de sus herederos, y a quien le debo la autorización para la publicación de algunas de las fotos que ilustran este trabajo, que después de ver el trato que se le ha dispensado al llamado Legado Cajal y comprobar la existencia de los detractores que le han salido al genio de su abuelo, es como este hombre, con su enorme talento y su demostrada capacidad de conseguir todo aquello que se propusiese, no se hubiera dedicado a descubrir la vacuna para esa gravísima enfermedad extendida casi a modo de epidemia por todo el territorio nacional, y para la cual no se ha encontrado hasta la fecha antídoto alguno, que es la envidia.

• EPÍLOGO

Para terminar, simplemente añadir que lamento infinitamente que el tiempo no me brindase la oportunidad de conocer a este sabio español, que con Einstein es el científico con mayor número de citas bibliográficas, y con el que estoy convencido entablaríamos una estupenda y sólida amistad, no sólo por nuestra afición común a un deporte tan noble como el fisicoesculturismo, que hoy en día practican millones de personas en todo el mundo y que se ha convertido en algo más que un deporte , en un “estilo de vida”, sino también, por nuestra peculiar forma de ver la vida.

Por todo ello, quiero dedicarle este mega-artículo a don Santiago Ramón y Cajal, como homenaje no sólo por su contribución a la ciencia y a la humanidad en el campo de la medicina, sino también, por las enseñanzas y consejos para la vida que nos ha dejado a muchos jóvenes que como yo, han encontrado en el deporte y más concretamente en el culturismo un instrumento seguro de salud y belleza. Gracias de corazón a don Santiago Ramón y Cajal.

NOTA DEL AUTOR: Dada la gran extensión del artículo, he decidido omitir las referencias bibliográficas que ocuparían casi tanto espacio como éste.

————————-

Por Tomás ABEIGÓN (abeigon@yahoo.es) / Tel. 607 477 360

– Licenciado en Ciencias del Deporte por la Universidad de Vigo

– Master en Musculación Deportiva

– Entrenador Nacional de Halterofilia

– Entrenador Nacional de Fisicoculturismo y Musculación

– Entrenador Nacional de Fuerza Aplicada

– Profesor de Culturismo y Profesor de Musculación, ambos diplomas expedidos por la Federación Española de Judo y Deportes Asociados.

– Diplomado como Profesor de Cultura Física por las Escuelas: Rouet (Francesa) y Weider, Atlas (Americanas).

– Campeón de España de Fisicoculturismo Natural en 1996

– Galardonado con el premio nacional “Intergym´s de Oro” al mejor trabajo de investigación los años 1999, 2000 y 2001

– Posee el “Diploma de Honor al Mérito Fisicoculturista” (la más alta distinción que se puede alcanzar en España sobre éste deporte).

– Director del Gimnasio “Taller Corporal” de Pontevedra desde 1989

– Historiador del “Deporte del Hierro”

– Autor de varios libros e infinidad de artículos sobre el tema de las pesas

– Presidente de NABBA ESPAÑA (Organización más antigua de fisicoculturismo que a nivel internacional organiza el Mr. Universo)

– Juez Internacional en el Mr. Universo (único en España)

– Poseedor del “Medallón de Triat” que lo acredita como el único heredero en el mundo de la filosofía de la “Escuela Francesa”, que aceptó de la mano de su Profesor con la obligación de cederlo antes de morir al discípulo que el elija.

9 Ene 2013

Casa SALTER

Author: xosmar | Filed under: General

SALTER: Líder mundial en la fabricación de aparatos de musculación y gimnasia.

De las miles de páginas que sin exagerar he leído a lo largo de mi vida sobre publicaciones relacionadas con la Industria del Gimnasio, especialmente: boletines, tratados, libros y revistas de musculación, halterofilia y fisicoculturismo, se podrían contar con los dedos de una mano las que sin considerarse publicidad se han referido a la encomiable labor que desde casi el comienzo de éstas prácticas vienen realizando los fabricantes de aparatos de musculación.

Para comprender mejor la importante labor y contribución realizada por la marca española SALTER en estos últimos sesenta años de historia, y que a mi humilde entender es la única firma de este sector que por méritos propios se ha ganado que se le dediquen unas páginas sin tener que pagar por ellas, hay que recordar que en España antiguamente (año 1900 aproximadamente) las máquinas gimnásticas se basaban en la utilización de sistemas de poleas para la aplicación indirecta del peso, que junto con la utilización de mancuernas y “balas de cañón” que se utilizaban para el fortalecimiento de brazos y piernas contra resistencia, fueron un elemento clave y trascendental en la evolución tecnológica del material gimnástico, y uno de los grandes avances de los gimnasios de la época, llegando a su máxima sofisticación con los inventos de Bourlot y el Profesor Vignolles.

Junto a las citadas pesas y poleas, años más tarde los gimnasios se empiezan a equipar con aparatos mucho más específicos y modernos. Estos gimnasios estaban unidos a tabernas, cervecerías y restaurantes, pues así los atletas podían levantar unas pesas y luego apagar su sed con unas jarras repletas de cerveza, sin embargo con la aparición del Profesor Hipólito Triat, los gimnasios se empiezan a montar ya en edificios grandes, lujosos y también muy bien ventilados, lo cual, se atraía así, a la aristocracia que en un principio era quien disponía de tiempo para acudir al gimnasio.

Estos gimnasios, los cuales al no existir en esas fechas casas de deporte o fabricantes que se dedicaran a la construcción de aparatos, se tenían que equipar con máquinas e instrumentos encargados a herreros y carpinteros bajo la dirección del profesor, eligiéndose para los mismos materiales como maderas de haya o avellano, rodamientos de bronce, tapizados de cuero o piezas de artillería, con el fin de lograr unos diseños exclusivos según las tendencias de la época, para conseguir con ellos la “puesta a punto” de quienes los fuesen a utilizar.

Todo lo anterior lo podemos considerar como la semilla de los modernos y actuales gimnasios en los cuales confían su salud y forma física millones de personas en todo el mundo, haciendo de ellos verdaderos templos de salud, fuerza y belleza. La gran visión de futuro de D. Salvador Peydro y la anecdótica visita de aquel amigo de la familia al taller familiar, hizo el resto.

Hoy en día en España, concretamente en Barcelona, y para ser más exactos en la calle Lluís Millet, número 52, de Esplugas de Llobregat, se encuentra la sede central del grupo SALTER.

Vista aérea de su centro de producción de Tarragona

Para quienes conozcan la casa SALTER, no les resultaría extraño si les dijésemos que el origen del nombre de ésta marca resulta de un acrónimo formado por las palabras: Seriedad, Adaptabilidad, Lujo, Tecnología, Elegancia y Rentabilidad, pero a decir verdad, el origen de este nombre comercial lo conocen muy pocos, y muy pocos también lo podrían descifrar, sencillamente son las primeras letras de los nombres de Salvador y Teresa, el matrimonio fundador que dio origen a finales de los años cuarenta a un pequeño taller especializado en componentes mecánicos que se encontraba ubicado en la calle Llançá de Barcelona, a donde acudió como ya apuntamos antes, un amigo de la familia Peydro (propietaria del negocio), para que le elaboraran unas pesas que sin darse cuenta, poco a poco supuso una vuelco total en la actividad de la empresa, que insisto, de forma progresiva se fue introduciendo en el diseño y fabricación de aparatos de gimnasia, concretamente de musculación, que sin duda fue la génesis que favoreció el importante crecimiento que la entidad ha ido desarrollando hasta alcanzar y convertirse en una de las empresas líderes o dicho de otra forma, uno de los mejores fabricantes del mundo de aparatos de halterofilia (cuya barra olímpica por citar un ejemplo, fue homologada en la Categoría “A” por parte de la Federación Internacional de Halterofilia), musculación y fitness.

Inicialmente ésta empresa familiar se introdujo en el mercado fabricando artículos de acampada (mesitas metálicas, tumbonas, sillas plegables, sombrillas, etc), luego la empresa pasó como ya dijimos, a manos de Salvador Peydro, hijo del fundador, que la bautizó como Comercial Salter, momento en el que empieza a fabricar exclusivamente material deportivo, diseñando sus propias pesas libres, sus máquinas de musculación y sus equipos para el trabajo cardiovascular, comercializando también accesorios para la práctica del fitness, el atletismo, el boxeo, el tenis de mesa, el badminton y el baloncesto.

A finales de 1988 decidí montar en la ciudad de Pontevedra que es donde vivo, mi propio gimnasio, y a la hora de equiparlo, después de pedir presupuestos a diferentes casas, no lo dudé ni un segundo, mi elección se inclinó por uno de los más costosos (que no caros), porque aún siendo de precio elevado, éste no excedía del valor y de la calidad del material adquirido, que lo conformaban un completo equipo de pesas libres y numerosos aparatos y máquinas de SALTER. Puedo afirmar que quizás en España, si es que hubo alguno, mi gimnasio “Taller Corporal” ha sido el que mayor rentabilidad le sacó a dichas máquinas, porque durante 21 años de forma consecutiva las mismas fueron utilizadas por los miles de personas que pasaron por sus instalaciones, y en donde el único mantenimiento y las únicas reparaciones que hice, consistieron en echarle vaselina a las guías de las poleas y cambiar algún tapizado que otro.

De aquella época recuerdo también la excelente calidad de los catálogos que esta firma comercial editaba de sus máquinas cada año, así como la claridad y la precisión de las instrucciones de montaje de las mismas.

Algo que igualmente recuerdo de entonces y que me llamó mucho la atención, fue la preocupación y el compromiso de éste fabricante por ser pionero en la Formación de Técnicos en Aparatos de Musculación, dado que de aquella había creado un departamento de formación que yo creo que fue el preámbulo de la recientemente creada división “Formación Activa” que ahora imparte cursos de éstas materias, expidiendo en su día un diploma de capacitación, formación y aprovechamiento a los alumnos que realizaban un curso para manejar las máquinas de una línea que diseñara, que a decir verdad creo que fue la apuesta más arriesgada de SALTER para competir o convertirse en los líderes mundiales de fabricación de aparatos de musculación, con el diseño y creación de una línea de máquinas de lujo denominada GOLD LINE, que escribo en mayúsculas porque han sido las más extraordinarias máquinas que haya visto jamás y he de decir que en este “deporte de los hierros” llevo más de treinta años y que gracias a mi relación con la Federación Española de Fisicocultursimo NABBA conozco a causa de mis viajes, gimnasios en los cinco continentes.

En la actualidad SALTER se dedica al diseño, fabricación y comercialización a nivel nacional como internacional de máquinas y aparatos de musculación y rehabilitación para uso profesional en: gimnasios, polideportivos, hoteles, centros de rehabilitación, balnearios, e instalaciones deportivas de la Policía, los Bomberos y las Fuerzas Armadas; y de uso doméstico, pues con el fin de que podamos realizar deporte en la intimidad de nuestros hogares, SALTER está potenciando el uso de máquinas más ligeras, sencillas y manejables, permitiéndonos así hacer ejercicio con la mayor comodidad, sin tener que desplazarse a un centro especializado con el consiguiente ahorro de tiempo y dinero, además recientemente SALTER también ha desarrollado una línea textil deportiva que destaca no sólo por la calidad de la confección, sino también por el nivel de sus tejidos, el diseño y el confort de las prendas.

A medida que la empresa con el paso de los años fue extendiendo su red comercial en España, con la apertura de tiendas propias en Barcelona, Madrid y Valencia, e incluso ampliando su red de ventas en el extranjero cuyas exportaciones se dirigen a países de Europa, Cuba, Venezuela, Marruecos, Emiratos Árabes, etc, sus productos pasan a fabricarse en su planta de producción de 16.000 metros cuadrados ubicada en Tarragona, donde en el departamento de I+D de SALTER (titular de varias patentes) se diseñan siguiendo los criterios de: calidad, seguridad y ergonomía, propuestos por un experimentado y altamente cualificado equipo de profesionales, donde además existe personal especializado de la empresa, que se encarga de proporcionar asesoramiento técnico y un servicio postventa eficaz y ágil.

Don Salvador Peydro hijo del fundador y uno de los cuatro hermanos que actualmente dirigen SALTER

Para terminar añadir que este pequeño artículo en el que de forma telegráfica he querido destacar el trabajo, la profesionalidad, la brillantez, y la proyección que ha experimentado aquel pequeño taller mecánico fundado en 1947 por don Salvador Peydro y que hoy en día es una de las empresas de referencia a nivel mundial bajo la marca SALTER que capitanean los hermanos Peydro: Salvador, Maite, Jordi y Marta, como tercera generación , no es más que un muy merecido homenaje a esta empresa que gracias a su esfuerzo, talento y dedicación, está compitiendo con las más importantes multinacionales del sector.

www.salter.es / info@salter.es / Tel.: 902 40 06 40

Por Tomás ABEIGÓN (Presidente NABBA España)

Licenciado en INEF

Nº Colegiado: 13.146

Artículo y Fotografías: NABBA España.

FOTOGRAFÍAS

8 Ene 2013

Fotografías Tomás Abeigón

Author: xosmar | Filed under: Fotografías

Reportaje fotográfico gentileza de NABBA España, en la que se recoge y detalla gráficamente distintos momentos de la vida del Sr Tomás Abeigón (Presidente NABBA España).

A los 17 años las pesas ya empezaban a dar su fruto

En 1993 con su amigo personal el mítico Serge Nubret, NABBA Mr. Universo Profesional en 1976 y fundador de la WABBA

En 1998 Tomás Abeigón y Reg Park – el famoso Mr. Universo NABBA y protagonista de Hércules

En pleno esfuerzo – se podría titular ésta instantánea

Pocos son los culturistas naturales que pueden lucir unos brazos así

Tomas Abeigón con el que fuera Presidente del Comité Olímpico Internacional, Juan Antonio Samaranch

Tomás ABEIGÓN cuando se convirtió en el Entrenador Nacional más joven de España

Tomás haciendo gala de su calidad muscular

Tomás y Eddi Ellwood la leyenda viva de la NABBA que ganó 5 títulos de Mr. Universo consecutivos